educacion emocional

Educación emocional en niños y adolescentes: más allá de reconocer las emociones básicas

Seguramente estaréis cansados y cansadas de leer publicaciones sobre “educación emocional”. La verdad es que es un concepto que tenemos más que gastado y que parece, no terminamos de entender. En mis años de profesión, he visto cómo normalmente reducimos la educación emocional al reconocimiendo de las emociones ajenas y propias. Y sin duda, es un paso útil, pero debemos entender que es únicamente el primer paso de todo un proceso. Conocer lo que siento es esencial para saber qué puedo hacer con eso que siento. Y ahí está, para mí, nuestro principal error: les enseñamos a verbalizar un sentimiento, pero no a cómo pueden expresarlo y qué pueden hacer para controlar su conducta al sentir esa emoción.

Más allá de las emociones básicas

Inside Out nos ayudó a comprender cómo nuestras emociones funcionan. De manera básica la película nos acercó a las emociones. Sin embargo, los protagonistas de la película son las emociones básicas (menos la sorpresa, que no fue incorporada como personaje) y, aunque debemos empezar por ellas, conforme crecemos debemos aprender a conocer otras emociones: no es lo mismo estar alegres que satisfechos. Estar tristes que nostálgicos. Estar enfadados que frustrados. Entender lo que estamos sintiendo, más allá de las emociones básicas, va a ayudarnos a entender también lo que necesitamos. Además, va a ayudarnos en muchos casos a fortalecer nuestra autoestima (si me siento satisfecha con mi trabajo, estaré siendo consciente de mis logros) o a dar sitio a emociones a las que necesitamos saber dar respuesta (sí sé que estoy frustrada por no haber conseguido algo, puedo pensar en cómo hacerlo la próxima vez).

Las emociones se viven

Además de centrarnos en las emociones básicas, hemos intentado teorizar sobre las emociones frente a los hijos y alumnos. Y es cierto que tener a mano lecturas que nos ayuden a reconocer emociones es fundamental, pero es casi más importante que usemos las experiencias del día a día para nombrar lo que sentimos. Porque solo así estaremos aprendiendo de nuestras experiencias y consolidaremos estrategias y técnicas que puedan ayudarnos a dar salida a nuestros sentimientos de manera asertiva. 

Es importante, además, entender que estas vivencias no tienen por qué ser individuales. Hemos de dar ejemplo y ofrecer también nuestras propias reflexiones sobre lo que sentimos. Porque, seamos sinceros ¿cuándo fue la última vez que pensaste: “siento frustración” o “siento satisfacción”? En nuestro día a día como adultos, no salimos del “estoy bien/mal” y eso es algo que debemos empezar a dejar atrás. 

En resumen, algunos consejos básicos:

  • No basta con saber qué siento, tengo que saber qué hacer con ello cuando eso que siento me desborde.
  • Hemos de comenzar trabajando con las emociones básicas, pero incorporar emociones más complejas cuando crecemos. 
  • Reflexionar sobre las experiencias diarias va a ayudarnos a introducir emociones a nuestro léxico: ¿cómo te has sentido al acabar los deberes? ¿qué sientes cuando echas de menos a una amiga?
  • Hemos de tener a mano una batería de recursos que nos sean útiles: ¿Qué podemos hacer cuando estamos tristes? ¿y nostálgicos? ¿qué hago si me frustro? ¿y si siento envidia? 
  • No sirve de nada enseñarles lo anterior si no somos ejemplo: nosotros también necesitamos nombrar emociones, reflexionar sobre ellas y tener recursos que puedan ayudarnos. 

 

Desde PerspectivaMente, el año pasado ideamos una metodología para trabajar las emociones a nivel de aula y en familia, y este mes de noviembre hemos querido trasladar esa metodología a un taller online dedicado a familias. Tendremos dos ediciones:

Todos los asistentes tendrán de regalo el juego de mesa imprimible: Comprendiendo mis emociones. Ideal para trabajar en casa o en el aula, un juego de mesa que nos ayuda a identificar, comprender y dar respuesta de forma asertiva y calmada a lo que sentimos. No hay emociones negativas, todas necesitan tener su espacio en nuestra vida.

 

Podéis inscribiros aquí para ambos webinars. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *